top of page

Cada año mueren 8.400 mujeres en América Latina y el Caribe por complicaciones en el embarazo y el p

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reveló este 8 de marzo que alrededor de 8.400 mujeres mueren cada año en la región a causa de complicaciones en el embarazo, el parto y el puerperio (período que comprende desde el final del parto hasta la aparición de la primera menstruación).

La hipertensión en el embarazo, la hemorragia y las complicaciones por aborto inseguro son las causas más comunes. Sin embargo, nueve de diez de estas muertes se pueden evitar con cuidados de calidad, acceso a métodos anticonceptivos y reduciendo las desigualdades de acceso a la atención.

Por ello, junto con otras agencias de las Naciones Unidas y socios, lanzaron hoy una campaña para comprometer a los países de América Latina y el Caribe a tomar medidas para acelerar la reducción de la mortalidad materna, cuya razón se incrementó 15% entre 2016 y 2020.

“Todavía demasiadas mujeres, sobre todo indígenas, afrodescendientes, migrantes, con bajos ingresos y menor escolaridad, mueren durante el embarazo y el parto”, afirmó el doctor Jarbas Barbosa, director de la OPS, durante el acto de lanzamiento de la campaña presentada en el Día Internacional de la Mujer. “Es hora de invertir urgentemente en la salud materna para cambiar esta realidad inaceptable”, remarcó. “Cero Muertes Maternas. Evitar lo evitable”, es la campaña con la que se busca acelerar el camino para alcanzar la ambiciosa meta regional de menos de 30 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, comprometida por los países de la región en la Agenda de Salud Sostenible para las Américas de la OPS. El año pasado, la razón de mortalidad materna (es decir, el número de muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos) en América Latina y el Caribe fue de 68 por cada 100.000 nacidos vivos.

El covid, otro de los factores

La pandemia por COVID-19 provocó un retroceso de 20 años en los indicadores de salud materna en América Latina y el Caribe, donde la razón de mortalidad materna se incrementó en un 15% entre 2016 y 2020 luego de una reducción del 16,4% entre 1990 y 2015.

“Si queremos retomar el camino del descenso de la mortalidad materna debemos abordar las inequidades socioeconómicas, de género, etnia, educación y lugar de residencia que determinan la muerte de muchas de nuestras mujeres”, subrayó Suzanne Serruya, Directora del Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP) de la OPS. “Hacerlo requiere el involucramiento de todos los sectores de gobierno y de la sociedad”, consideró.

Contar con servicios de salud materna accesibles, así como profesionales disponibles, entrenados, equipados y respetuosos de los derechos e idiosincrasia de las futuras mamás, es también clave para reducir la mortalidad materna.

“El retroceso en el ritmo de reducción de la mortalidad materna es una dura y lamentable realidad en América Latina y el Caribe”, destacó Susana Sottoli, directora Regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

“Hacemos un llamado a los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y las comunidades para poner fin a la situación de miles de mujeres para quienes el milagro de dar a luz se convierte en una trágica realidad”, agregó.

La campaña

“Cero Muertes Maternas. Evitar lo evitable” es una iniciativa del Grupo de Trabajo para la Reducción de la Mortalidad Materna (GTR). La campaña diseminará mensajes en las redes sociales y desarrollará acciones específicas en países hasta mayo. La campaña también incluye un llamado de acción a toda la sociedad para que proteja a las mujeres y recién nacidos.

El acto de lanzamiento de la campaña finalizó con la firma de una declaración conjunta en favor de la reducción de la mortalidad materna.

En el evento también participaron Nayeline Medina, de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora; Debora Bossemeyer, vicepresidenta de Programas Globales y Operaciones de Jhpiego; Frank Anthony, ministro de Salud de Guyana; José Manuel Matheu, secretario de Salud de Honduras; Julio Borba, ministro de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay, y Lida Sosa Arguello, viceministra de Rectoría y Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud Pública de Paraguay.

0 visualizaciones0 comentarios

تعليقات